Wednesday, October 23, 2013

Libertad...


Hay una hora del día en que no me imagino en otro lugar que no sea en casa. Escuchándole sin que hable, pero saber que está ahí y estar ahí. Hay un momento en que casi me desespero y comienzo a hacer malabares para que pase el tiempo, para no sentirlo, para no dejarlo todo y salir corriendo. No soy de cosas establecidas, nunca lo he sido. No soy cotidiana, ni rutinaria, ni tan predecible. No soy de reglas, ni cosas escritas ni de hacer las cosas "como deben de ser" por eso muchas veces tengo conflictos con lo ordinario y seguro. Soy un volantín gigante con ganas de siempre estar haciendo cualquier otra cosa, con un kilómetro de adelanto de mi misma, con un deseo enorme de encontrar un oasis cada unas cuantas nubes...