Tuesday, June 04, 2013

Una entrevista que hice al cantautor cubano Noel Nicola hace 11 años.

 Entrevista
Noel Nicola “entre otros”
El cantautor, que fue coordinador del Movimiento de la Nueva Trova, ahora dirige una editora musical, graba un disco por año tratando de rescatar parte de sus casi 400 canciones, y sigue componiendo.
Deidamia Galán
Santo Domingo

El cantautor cubano Noel Nicola visitó el país como invitado del V Festival Internacional de Cine de Santo Domingo, para presentar el documental biográfico “Así como soy”, basado en su vida y realizado por el director Carlos León. Le robé, junto a Miguel (Gómez), un rato de privacidad dentro de la residencia de su hija Nadia, en un rincón de la capital, para, entre fotos y palabras, traerlo a los lectores de VENTANA.

¿Cómo era el Noel Nicola de hace 35 años?
Chica, bastante parecido al de ahora. Un poco más loco, un poco más atribulado, digamos, un poco menos hombre de familia, un poco menos capaz de llevar una vida más organizada, de hacer un trabajo como el que estoy haciendo ahora, el centro de mi trabajo es al frente de una editora musical. Si bien fui el primer coordinador del Movimiento de la Nueva Trova cuando fue una organización, yo no creo que en aquel momento hubiera tenido madurez para dirigir una entidad que es cultural y es a la vez una entidad económica. Estoy más viejo. He mantenido la curiosidad, las ganas de saber, y eso es lo que me ha permitido hacer otras cosas. Mi vínculo con la música no ha sido solamente ante el escenario, me ha interesado siempre la producción, he escrito infinidad de notas críticas a discos, la producción de fonogramas, llegar a saber cómo es el misterio de un estudio de grabación. La dirección artística de una grabación, de un disco completo y que los diseños y todo lo que se haga tenga una relación.

¿Te sientes bien con todo lo que te ha pasado?

Si uno se conformara con lo que ha pasado, mejor no hace más nada, claro, yo puedo estar inconforme con lo que ha dejado de pasar antes. Me hace vivir lo que va a pasar mañana. No puedo decir que me he hartado de nada, y eso es una recomendación que me hacía un señor que vivió muchos años, en el medio artístico, me decía “el secreto está en no cansarse nunca de nada, en no sentirse del todo lleno de nada, no llegar a ningún exceso en ningún término, siempre vas a tener algo que hacer mañana”.

¿Qué no perdona Noel?

Una de las cosas que da la vejez y la madurez es que uno va sumando cada vez más cosas que es capaz de perdonar y que uno no sabía que era capaz de perdonar. La deshonestidad, el autoengaño, es una de las cosas que más me molesta de cualquier ser humano que me rodee, de lejos o de cerca. Fíjate, no te estoy hablando ya del engaño, sino del autoengaño, la gente que se engaña a sí misma. Me molesta porque prefiero saber con quién me las estoy viendo, con una mala persona que pretende engañarte, pero que él está claro de que es un engañador. Trato de ser lo más frontal posible, eso me ha traído muchos problemas en mi vida. No creo que haya mermado mucho mi manera de ser frontal. Soy capaz de pasar por alto más cosas...

Es ser más tolerante...
Lo que pasa es que uno se vuelve más tolerante con los defectos propios, comprendes los propios, los ajenos y eso te va limando; es como si fuera una lima gruesa que te va quitando aristas; eres la misma persona pero las puntas, esas agresivas, se van suavizando. Eso casi siempre lo traen los años.

¿Por qué era imaginaria María del Carmen?

Porque no había ahí en el pueblecito ese donde yo estaba (risas). O sea, la mujer que yo hubiera soñado tener en ese momento no la encontraba. Era la escasez. Y María del Carmen fue el nombre que me vino a la cabeza.

Era así como el amor o la mujer ideal...
Era la persona que hubiera querido en ese momento de mi vida, a la vez era la primera canción que planteaba problemas en Cuba públicamente, los problemas de la igualdad del hombre y la mujer, la igualdad social, la igualdad dentro de las relaciones de pareja. Fue muy polémica.

¿Te volviste tolerante también con lo que esperabas de esa mujer ideal?

Yo creo que la he encontrado varias veces en mi vida, lo cual es muy satisfactorio, yo como Antonio Machado: “ni un burlador mañara ni un bradomín he sido, ya conocéis mi torpe aliñe indumentaria, pero acepté la flecha que me lanzó cupido y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalarias”. Yo le estoy muy agradecido a la vida, por suerte he tenido buenos amores, amores que se han acabado, amores que siguen, y siempre he sido una persona leal a mis amores, aunque he sido atribulado, pero leal. Tiene que ser muy terrible para que yo saque a una persona de mis recuerdos y si la saco de mis recuerdos la entierro, para mí se murió, no existe ni para bien ni para mal. Todo eso está en mis canciones. Ahora compongo menos porque todo lo que tengo que decir o ya lo he dicho o he escuchado a otros que lo han dicho muy bien. En el momento que siento la necesidad de crear es cuando tengo un punto de vista aunque sea un poquito diferente.

¿Qué haces en Cuba?

Grabo un disco por año, que es fundamentalmente el rescate de mi obra que nunca grabé. Yo compuse cerca de 400 canciones y cuando vine a ver, hace unos cinco años, había grabado para distintos medios sólo unas 150 canciones y fijadas en discos no llegaban a 100. A lo mejor sigo componiendo, eso le pasa a uno cuando a lo mejor tiene un bache que no salen canciones en determinado momento. Siempre he dicho que no toda la vida uno tiene que estar haciendo una obra cuando ya tiene una obra hecha. Pero entonces uno se pone exigente, de una manera que se vuelve su peor crítico, y casi nada le gusta de lo que hace y te parece que hiciste una basura y para enseñarle eso que estás haciendo a alguien te cuesta mucho trabajo, pero tienes una obra hecha. Y ese baúl está ahí... No lo saco todo, he desechado mucho, pero me da para sacar por lo menos tres o cuatro CDs en los próximos años.

También hiciste un disco con Santiago Feliú...

El 80% de ese disco no estaba grabado antes. Es un disco de canciones mías cantadas por los dos, terminé cantando más canciones yo que Santiago, pero bueno, el disco es de los dos, porque Santiago fue el que me animó a hacerlo. Y es un disco un poco curioso porque lo nombramos “Entre otros” por una cosa que nos había pasado varias veces: en esas relaciones de artistas que participan en un espectáculo o en un disco colectivo, que son invitados, que sé yo, eventos, aparece una lista: “fulano, mengano, sutano... entre otros”. Bien, Santiago y yo hemos parecido ser “de los otros” muchas veces y a mí me tocó, sobre todo un par de veces, una cosa ya que parecía ex profeso y sin paranoia, estaba la lista completa, estaban todos los demás y al final decía “entre otros” y yo no estaba en la lista. Eso pasó en un disco, 15 invitados “Fulano, mengano... 14, entre otros” y yo era el número 15. Y yo dije: vamos a hacer una cosa ex profeso para molestar “Noel Nicola y Santiago Feliú, entre otros” (risas) todavía no sabíamos quiénes iban a participar en el disco y resulta que los otros son los guitarristas con los que nosotros hemos trabajado alguna vez, todos son estrellas, figuras de la guitarra en Cuba... entre ellos Carlos Luis, que tuve la suerte de que coincidiera su visita allá cuando estábamos grabando el disco.




3 comments:

Unknown said...

Bravo Dei! Gran aportación. Tu amigo boricua, Jorge Medina.

Anonymous said...

Excelente Dei! Gracias por el posteo (Diana Furlani la envió a la Tropa)... saludos desde Costa Rica, Rey

Deidamia Galán said...

Gracias a ambos por sus comentarios. Un abrazo.