Sunday, April 01, 2007

Domingo...

Estoy en casa de mis padres, me la he pasado tranquila este fin de semana, trabajando unas cosas en internet y aprovechando para organizar la música de mi computadora, entre otras cosas y diligencias que he hecho.
Anoche recibí una noticia muy triste sobre el fallecimiento esta semana de un amigo muy querido, venezolano, al cual visité en Maracai, cuando fui a Venezuela en el 2002... fue una noticia que aún no acepto del todo, pero así son las cosas de la vida... También anoche, por otro lado, llegó un viejo amigo tropero desde Guatemala, para pasarse la Semana Santa por acá, tenía más de 5 años sin verlo! Lo fueron a buscar al aeropuerto Christian y Rosemary (otros amigos troperos) y después me vinieron a buscar a mi a las 12 de la media noche para irnos a casa de otro amigo (MarioB), estuvimos ahí tomando y oyendo música hasta las 3 de la madrugada... ufff...

El miércoles, con Dios mediante, iré con Christian, Suanex (su esposa), Rosemary y otros amigos, para el suroeste del país, voy a conocer Bahía de las Aguilas, El Lago Enriquillo, Las Salinas, Pedernarles, etc!!! Estoy emocionada, porque estoy loca por conocer esos lugares de mi país. Quiero tomar fotos, todas las posibles... así que ya les contaré...


Escuchando: Ya quisiera yo- Ismael Serrano

5 comments:

Ana Daysi said...

Que bien, es hermosa BAhia de las Aguilas...

Andrés Gerardo said...

Hola, hola.
Tiempo sin pasar por acá.
Un comentario, o mejor dicho, corrección, es Maracay, no Maracai.
Cariños.

Manuel Antonio Mercado Soler said...

Ojalá y un año de estos el mar o el viento te traigan de vuelta a tu otra patria...

cheqa said...

esa vida tropera es llena de magia y de amor...me identifico plenamente con ella...
el tropero fue el petén? porque si fue él dile que me debe un abrazo, a su osa mayor!

abrazos troperos desde mi cheqa...

Manuel Páucar said...

...y pensar que en este momento, a la distancia de nuestros hemisferios, estamos hablando tan de cerca.
Qué hermoso sería poderlo hacer de párpardos cerrados, y saber que estarás allí, al otro lado del parpadeo fugaz.